Este 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer.

Que tiene como objetivo concienciar acerca de esta enfermedad y de recordar que cada vez se manifiesta en una mayor cantidad de personas a nivel mundial.


Por lo que es necesario hacer hincapié en su prevención y detección, pues antes de que llegue a manifestarse con todos sus síntomas, hay detalles a tomar en cuenta y que avisan del problema, como la pérdida de memoria. Familiares y cuidadores deben asumir también esta función de vigilancia. Gracias a ello, el problema puede ser combatido de forma eficaz según algunos estudios.


Cada 21 de septiembre desde 1994, se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, instaurado por la Organización Mundial de la Salud con el objeto de generar conciencia sobre esta enfermedad, que afecta significativamente a quien la sufre y su entorno.

La demencia es un síndrome –generalmente de naturaleza crónica o progresiva– caracterizado por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento) más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal. La demencia afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La conciencia no se ve afectada. El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación (OMS, 2020)

La enfermedad de Alzheimer debe su nombre al psiquiatra y neurólogo alemán Alois Alzheimer, quien en 1906 identificó por primera vez los síntomas de lo que luego se conocería como enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia: se calcula que representa entre un 60% y un 70% de los casos. Otras formas frecuentes son la demencia vascular, la demencia por cuerpos de Lewy (agregados anormales de proteínas en el interior de las células nerviosas) y un grupo de enfermedades que pueden contribuir a la demencia frontotemporal (degeneración del lóbulo frontal del cerebro). Los límites entre las distintas formas de demencia son difusos y frecuentemente coexisten formas mixtas.

La demencia ha sido definida como una prioridad de salud pública. Según la Organización Mundial de la Salud, la demencia afecta a nivel mundial a unos 50 millones de personas, de las cuales alrededor del 60% viven en países de ingresos bajos y medios. Cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos. Se calcula que entre un 5% y un 8% de la población general de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento. Se prevé que el número total de personas con demencia alcance los 82 millones en 2030 y 152 millones en 2050. Respecto del Alzheimer cada 3 segundos es diagnosticada una persona con Alzheimer en el mundo. El número de personas con esta enfermedad se duplica cada 20 años a nivel mundial.

Si bien la demencia no es parte normal del envejecimiento, si es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en todo el mundo. Puede resultar abrumadora no solo para quienes la padecen, sino también para sus cuidadores y familiares. A menudo hay una falta de concienciación y comprensión de la demencia, lo que puede causar estigmatización y suponer un obstáculo para que las personas acudan a los oportunos servicios de diagnóstico y atención. El impacto de la demencia en los cuidadores, la familia y la sociedad puede ser de carácter físico, psicológico, social y económico.

La demencia es una enfermedad progresiva e irreversible, que no tiene cura. Hoy no existe tratamiento que permita recuperar la cognición ni detener el deterioro casi siempre progresivo de la demencia. Los tratamientos apuntan a reducir el impacto que la condición tiene en la vida de las personas y su entorno. Diversos tratamientos se encuentran en fase de investigación. Sin embargo, sí existen numerosas intervenciones que se pueden ofrecer para apoyar y mejorar la vida de las personas con demencia, sus cuidadores y familias. Los objetivos principales de los servicios de atención relacionados con la demencia son:


  • Diagnosticarla precozmente para posibilitar un tratamiento precoz y óptimo

  • Optimizar la salud física, la cognición, la actividad y el bienestar;

  • Identificar y tratar enfermedades físicas concomitantes;

  • Detectar y tratar los síntomas conductuales y psicológicos problemáticos

  • Proporcionar información y apoyo a largo plazo a los cuidadores

En la mayoría de los países de alguna manera existe una falta de conciencia y comprensión sobre la demencia, lo que causa estigmatización, barreras para el diagnóstico y la atención, e impacta en los cuidadores, los familiares y la sociedad.

La demencia debe visibilizarse y se debe hacer frente al estigma de la enfermedad, no puede seguir siendo descuidada y debería ser parte de la agenda de salud pública en todos los países.

10 Signos de Detección Temprana (MATIA FUNDAZIOA)

  1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana.

  2. Dificultades para planificar o resolver problemas.

  3. Las rutinas cotidianas son cada vez más difíciles.

  4. Confunden el paso del tiempo, se olvidan de fechas, de dónde están o cómo han llegado ahí.

  5. Empiezan a tener problemas para leer, calcular distancias, distinguir colores o comprender imágenes visuales.

  6. Se olvidan de nombres o de nombres de objetos cotidianos.

  7. No recuerdan lo que han hecho antes Dejan las cosas en cualquier lugar y luego no son capaces de encontrarlas.

  8. Tienen comportamientos fuera de lugar.

  9. Se vuelven cada vez más retraídos.

  10. Se enfadan con mucha facilidad



Artículo: Maria Eugenia Arenas Coronil - Psicóloga, Especialista en Psicoterapia Integrativa. Acreditada como Psicóloga Clínica por la Sociedad de Psicología Clínica de Chile. Máster en Gerontología Social de la Universidad Autónoma de Madrid. Diplomada en Prevención y Abordaje del Maltrato hacia las Personas Mayores de. Diplomada en Derechos Humanos Vejez y Políticas Públicas. Diplomada en Evaluación Neuropsicológica para adultos con trastornos cognitivos. Más 20 años de experiencia de trabajo en el área de Políticas Públicas dirigidas a Personas Mayores.

11 vistas

© 2017 Valm Chile