El 68% de la población trabajadora encuestada presenta síntomas de ansiedad

Actualizado: jul 21

Informe proporcionado por affor y valm “Impacto del COVID-19 en la salud psicológica de los trabajadores en Chile”




  • El 36,13% de los encuestados describen que su salud ha empeorado a causa de la crisis sanitaria durante el confinamiento.

  • El 79,41% de los encuestados requeriría realizar una valoración detallada desde el área de salud ocupacional por posible ansiedad y depresión.

Los efectos del COVID-19 en la sociedad van mucho más allá de sus síntomas clínicos y de sus repercusiones sanitarias: la pandemia está provocando un desajuste de carácter psicológico en muchas personas, sobre todo entre la población en activo, que se han visto afectadas por síntomas de ansiedad o alteraciones del sueño que influyen directamente en su salud mental. Así se desprende del estudio ‘Impacto del COVID-19 en la salud psicológica de los trabajadores en Chile’ elaborado por las consultoras Affor Prevención Psicosocial y Valm Gestión Psicosocial.


Según este informe, realizado a partir de una muestra de más de 476 profesionales de diferentes sectores de actividad entre los meses de abril y junio, el 68, 07% de la población encuestada presenta síntomas de ansiedad, y el 36,13 % siente que su salud ha empeorado en las últimas semanas.


Así, el 68 % de la población trabajadora encuestada presenta síntomas de ansiedad y el 36,13% siente que su salud ha empeorado en las últimas semanas. Entre los principales síntomas que manifiestan de forma frecuente o habitual se encuentran: nerviosismo, irritabilidad o tensión (90,1%), alteración del sueño (90,1%), dolor de cabeza (86,7%), retraso en el comienzo de la tareas (76,2%), fatiga (60,6%), sensación de ahogo sin esfuerzo físico (60,6%), pesadez de cabeza o que se le tapona la nariz (55,2%), o sensación de calor o sofoco (50,1%).


El estudio se ha realizado paralelamente en Argentina, Colombia, Ecuador, España, México, Panamá y Perú, y ha contado con la colaboración de los partners de Affor en destino, así como de la Cátedra de Prevención de la Universidad de Sevilla, PRL Innovación, Foro de Recursos Humanos y DCH - Organización Internacional de Directivos de Capital Humano. Para su ejecución se han empleado dos escalas psicológicas validadas: el Test de Salud Total (TST) y el GHQ Goldberg.


Atendiendo a la escala de Goldberg, el estudio refleja que el 79,41% de los encuestados requeriría realizar una valoración detallada desde el área de salud ocupacional por posible ansiedad y depresión, siguiendo los criterios recogidos en el Protocolo PSICOVS2012, publicado por Osalan-Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales.

Entre los principales motivos de ese malestar, encontramos que el 71,8% se siente agobiado y en tensión; el 63% falta de concentración; 62,6% pérdida de sueño por preocupación; el 54,6% se siente poco feliz y deprimido.


"Con estos resultados podemos evidenciar que los cambios y adaptación a la nueva forma de trabajo ha estado enfermando física y mentalmente a nuestros trabajadores. El estudio nos revela que más de la mitad de los encuestados (68%) presenta síntomas en sus dimensiones de ansiedad o depresión. Esto nos coloca el gran desafío de poder acompañar y asistir a los trabajadores, ya que gran porcentaje de ellos es susceptible a generar algún tipo de trastorno a medio plazo, por lo que intervenir y diagnosticar ya no es una opción, si no que velar por el cuidado del bienestar de nuestros trabajadores se ha vuelto una responsabilidad. Creo que la pandemia del COVID-19 además de todo lo nos ha enseñado como personas, nos demuestra que la prevención de riesgos psicosociales debe jugar un rol fundamental en las organizaciones para asegurar la calidad de vida de sus trabajadores y la mejora de productividad"

Mauricio Rojas Pombet, Director en VALM gestión psicosocial.

275 vistas

© 2017 Valm Chile